jueves, junio 19, 2008

FRONTON


Jorge Oteiza me enseñó lo que significa un frontón para un vasco y no tuve necesidad de hacer mucho esfuerzo para aprenderlo porque lo experimenté de una manera tan intensa que desde entonces mi apreciación por el frontón, cualquier frontón, desde la pared más pequeñita hasta el mega frontón de Plencia pasando por los frontones rosas de Iparralde, hacen que me sienta bien, incluso ahora que tengo que andar con muletas y nada más lejos de mi horizonte próximo que la idea de jugar al frontón y correr detrás de una pelota, cuando veo un frontón algo en mi se anima y se despierta con alegría.
El frontón, ese espacio vacío, recogido, protector, que responde siempre, es para mí el espejo de mi necesidad interior.
Un frontón es una caja metafísica: una caja metafísica de Oteiza es un frontón.

Mi frontón predilecto es el de Barrika, del que ya hablé en su día.
El frontón de este post es el de Barrika al principio, hace unos 36 años (supongo que cuando saqué la foto no existían las fotos de color).

4 comentarios:

Mar Seco dijo...

Un frontón es un pequeño universo y las pelotas son las estrellas

alixbao dijo...

Me gusta mucho este frontón solía
jugar con una amiga largos partidos
pilota va pilota viene, pensaba que ya no existía, me alegra que
siga en pie...

Blanca Oraa dijo...

@mar seco y alixbao:
Muchas gracias.
Ayer pasé por ese frontón y me emocioné; hoy en Barrika hay feria agrícola y ganadera.

Anónimo dijo...

ese frontón está siempre vacío, ya lo conozco, vivo cerca.