sábado, febrero 21, 2009

EL REGALO DE VICENTE AMEZTOY




“Tus hijos no son tus hijos.
Son los hijos e hijas del anhelo de la Vida.
Vienen a través de ti, pero no de ti
y, aunque están contigo, no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues tienen los suyos propios.
Puedes albergar sus cuerpos,
pero no sus almas,
pues sus almas habitan en la casa del mañana,
que tú no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.

El Profeta, de Gibran

No hay comentarios: