jueves, abril 02, 2009

ERREKAK






Visita a los torrentes del arroyo blanco

Atravesé el Arroyo Blanco
en su estrecho cauce
Cuando la Aurora recién
hendía la maraña de estrellas
Y se desembarazaba de las sombras. Y vi

De paso un instante, desde los trillados
caminos de los hombres,
Innumerables islas, circuidas
Con los colores verde y oro de la naturaleza.
El cielo tendía
el espejo azul de la eternidad
Sobre las aguas relucientes. Una a una
Las nubes se hacían a la mar.
Mis errantes pensamientos
Divagaron adonde los monstruos
de cota de plata
Recorren velozmente
sus arroyos nativos.
Canté melodías
Que crecieron al promediar el día,
menguaron con el atardecer
Y cesaron al caer la noche.
Luego busqué el reflejo
de los aleros de las casas,
en medio de los campos
iluminados por la luna.


3 comentarios:

u minúscula dijo...

nunca he tomado un orfidal! nunca he tomado nada, en realidad..

gracias por tener confianza en mi. si. yo tambien me veo sobreviviente

y mac, si!! son la leche.. amo mi mac..

alrededor del 9 estare en bilbao :)

Acuarius dijo...

luz..

Anónimo dijo...

El sonido del agua y de los pajaros dan mucha paz un buen sitio para estar tranquilo y descansar tenemos que ir a esos sitios.Como el ruido de las olas pegando en las peñas viendo como saltan las olas que normalmente no lo aprecias porque estas acostunbrado a verlo pero tenemos que disfrutar de la naturaleza que es un regalo que tenemos.