viernes, mayo 15, 2009

VALLAS




Visito la aldea de un amigo

Un viejo amigo preparó un pollo
y un budín de mijo,
Y me invitó a comer
a su casa de campo.
Verdes árboles circundan
su cortijo.
Los cerros azules
descienden a lo lejos.
Frente a una ventana abierta
el vergel sale a mi encuentro.
Bebemos vino y charlamos
sobre las moras y el lino.
Espérame hasta el noveno día
de la novena luna
Volveré de nuevo a saborear
tu vino de crisantemo.



Meng Haoran
(689-740)孟浩然


Música: susumu yokota (Morino Gakudan)

2 comentarios:

nimenos dijo...

Decían mis mayores que en sus tiempos el campo no tenía paredes, que las lindes se marcaban con cañas de azúcar y pitas, que todo el mundo podía pasar por tu terreno de camino hacia su día a día.

Eso sólo lo he conocido en un sitio, que me reservo, porque no quiero que desaparezca.

Maria Seco dijo...

Vaya vallas!
Limites imperceptibles integrados perfectamente con la naturaleza a la que defienden con espinos y estacas torcidas, se han hecho uno.
ya veo que li po no es el unico al que le gusta el vino.