sábado, julio 25, 2009

JUAN BASTERRA EXPONE EN UN INVERNADERO DE TOMATES





AnahÌ Lazzaroni

¿Para qué publicar?

El poeta envía su material
con el sigilo de un conspirador.
Quien lo recibe
también lo sabe:
la poesía
rueda por el suelo,
cruje como las hojas secas.



Algunas cosas necesarias para la escritura de un poema

La precisión de un relojero.
El vuelo del águila.
La delicadeza de un insecto.
la zozobra del loco.
pluma o lápiz.



Sequía poética

Las palabras no se adhieren al papel,
vuelan dispersas, se distraen en el aire.
Andan como locas de atar,
como mujerzuelas
en la época de los conventos.
Padecen demencia.
Reniegan.
Hasta que un buen día
se paran en seco.



Vicisitud

Envíanos la lluvia, envíanos la lluvia
Zeus amado, sobre nuestros campos
de cultivo y llanuras.

Súplica Ateniense



Si se pudieran mojar las palabras,
¿Acaso crecerían?
No habría desierto en los papeles.
Una leve lluvia llegando desde lo alto
y los textos se clasificarían
en, al menos, dos tipos:
poemas de invernadero
y poemas salvajes.
Una leve lluvia en los papeles.


Música: Sid Vicious (My Way)

No hay comentarios: