jueves, mayo 23, 2013

Una mañana con verdugo








He estado con la doctora Verdugo Araluce.
Cada sesión con ella es un salto cuántico hacia la curación.
No solo aprendo los motivos de mis males y dolores sino que ella me da remedios naturales para afrontarlos y eliminar el dolor.

Ha llegado un momento en mi vida en que he dicho ¡basta! a cualquier cosa, bien sea medicación, comida, bebida, sustancia o acción tóxica que lleve consigo efectos secundarios.
No ha sido fácil.
Hace tiempo que lo sé pero "del dicho al hecho va un gran trecho".

Tenía, espero haberlo superado, la insana costumbre de aprender a palos en vez de hacerlo a través del discernimiento.
La última etapa de mi vida ha sido tan escalofriantemente dura y difícil que me veo fuerte para pensar en las consecuencias antes de dar un paso por inocente que parezca.



No hay comentarios: