sábado, junio 21, 2008

FUNAMBULISMO

Desde mi más tierna infancia he sentido pánico ante la idea de correr riesgos físicos innecesarios.
Creo que la primera vez que experimenté ese sentimiento fue en la montaña rusa de Mexico DF la cual, cuando yo la probé hace muchos años, estaba considerada la más grande del mundo.
Pasé un rato espantoso que parecía no terminar jamás.
También el funambulismo me parece innecesario, es por eso que lo asocio a aquel mal rato que pasé en Mexico DF.
Cuando me llevaban al circo de pequeña, me impresionaban las acrobacias pero no tanto porque había una malla que, en caso de fallo evitaría un fatal desenlace.
Resumiendo, en principio estoy en contra de correr riesgos.
Sin embargo, un día cualquiera paseaba por Las Arenas tan tranquila y sin previo aviso me encontré con un impresionante espectáculo de funambulistas sin malla, del que hice fotos a pesar del desasosiego que me produjo el peligro que corrían los protagonistas del evento.

El año pasado leí un libro de Ramiro Calle llamado "El funambulista" y me encantó; hablaba de una manera profunda y metafórica de practicar el funambulismo.

3 comentarios:

Mar Seco dijo...

!ahora si!
qué ganas tengo de tener mi cámara.
Todo el arte que veo y que me inspira, es digno de respeto

Blanca Oraa dijo...

@mar seco:
¡cuanto, cuanto, cuantísimo estimulan los comentarios!
A juzgar por mi contador ultimamente tengo casi 100 entradas diarias en mi blog y sin embargo muy pocos se animan a ponerme comentarios.

Anónimo dijo...

nunca he visto funambulistas, ni siquiera sabía lo que era.