domingo, junio 22, 2008

TABERNA WILLIAM BLAKE

Madre querida, madre querida, la iglesia es fría,
mas la taberna sana y placentera;
puedo decir además que es donde me tratan bien.
Tan buenos momentos no tendré en el cielo.


Con estas palabras empieza "El pequeño vagabundo" de William Blake.

De todas maneras no es William Blake el tema que me ocupa sino la taberna de ese nombre que el artista, empresario y cocinero Borja Satrústegui montó en Sestao e hizo las delicias de los que allí acudíamos para pasar unas extraordinarias veladas escuchando música clásica, a veces en vivo y cenando las exquisiteces que cocinaba Borja emulando a Leonardo.

El fotomontaje que presento con música de Pavarotti solo pretende recordar con cariño un lugar tan emblemático que no tiene parangón.


6 comentarios:

Mar Seco dijo...

The tiger
tiger tiger burning bright
in the forests of the night
what immortal hand or eye
could frame thy fearful symmetry?

Es el trocito que recito de memoria

Mar Seco dijo...

que vivencias maravillosas
no hay nada como los ojos de una artista

Blanca Oraa dijo...

@mar seco…
muchas gracias por aprecio y por comentarlo.

Anónimo dijo...

¿qué ha sido de aquel extraño y maravilloso lugar?

Anónimo dijo...

era sensacional, yo iba mucho y me encantaba era muy especial.

alixbao dijo...

ENTRE EL CIELO Y EL INFIERNO.
Yo y mi Vespa Roja.Curioso y Entrañable.... Gracias por este
regalo !