lunes, marzo 23, 2009

EN EL PICADERO





El poeta a caballo

¡Qué tranquilidad violeta
por el sendero a la tarde!
A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

La dulce brisa del río,
olorosa a junco y agua,
le refresca el señorío...
La brisa leve del río.

A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

Y el corazón se le pierde,
doliente y embalsamado,
en la madreselva verde...
Y el corazón se le pierde.

A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

Se está la orilla dorando.
El último pensamiento
del sol la deja soñando...
Se está la orilla dorando.

¡Qué tranquilidad violeta
por el sendero, a la tarde!
A caballo va el poeta...
¡Qué tranquilidad violeta!

Juan Ramón Jiménez


Música: Faust (Party 8)


8 comentarios:

MBI dijo...

NOOOOOOO!!!!!
Claro que necesito los comentarios, ahora tengo muy poco tiempo y no puedo responder tanto como quisiera a todos... a tí ya te he tomado como una incondicional...muchas gracias, es por esto por lo que he continuado con el blog.

Maria Seco dijo...

Echo de menos los caballos, pero me ha gustado tu visión de los detalles.
La poesia algo ñoña.

nimenos dijo...

El mundo del caballo es precioso. Lástima que aquí en el sur todavía vaya acompañado de mucha tontería, ya sabes el eterno señorito andaluz.

Blanca Oraa dijo...

@Maria:
A mi también me parece ñoño pero le tengo cierto respeto a Juan Ramón a pesar de Platero y yo, que me lo metieron a la fuerza cuando era pequeña.

Blanca Oraa dijo...

@nimenos:
Yo solo voy a comer a ese picadero pero no tiene nada de tontería, es una gozada. Y se come muy bien.Terminarás viniendo a Bilbao algun día.

Blanca Oraa dijo...

@MBI:
Agradezco que me sigas queriendo pero las personas que tienen mucho éxito me dan la sensación de que están muy ocupadas.

u minúscula dijo...

creo que sí..
pero creo que tú te refieres a otra cosa

ayer vi un cuadro tuyo, era así, de playa y rayas azules y blancas..

u minúscula dijo...

En mi casa... y no sabía que era tuyo.. pero ahora sí..