sábado, marzo 21, 2009

JUGANDO AL BALON EN UN LUGAR PELIGROSO








Con tal vehemencia el viento
viene del mar, que sus sones
elementales contagian
el silencio de la noche.

Solo en tu cama le escuchas
insistente en los cristales
tocar, llorando y llamando
como perdido sin nadie.

Mas no es él quien en desvelo
te tiene, sino otra fuerza
de que tu cuerpo es hoy cárcel,
fue viento libre, y recuerda.




Poemas de Luis Cernuda


Música: Bad Religion (Quality Or Quantity)

1 comentario:

Maria Seco dijo...

Cuando los niños quieren jugar no se les pone nada por delante, solo los adultos con nuestros temores.
Lo cierto es que les puede pasar cualquier cosa pero tambien es verdad que tienen muchos angeles velando por ellos.