viernes, julio 20, 2012

SARAH BERNHARDT













El hecho de que una mujer haga un trabajo excepcional, es motivo mas que suficiente para dar por sentado que ha hecho un gran esfuerzo.

La vida de la mujer, supeditada a convertirse en un ser inferior al hombre por obra y gracia de la iglesia católica que así lo decidió con la aceptación de los hombres (incluso se llegó a dudar si poseía un alma) ha sido una lucha constante para dejar de estar sometida al hombre, sea padre, hermano, marido o hijo y poderse dedicar a desarrollarse como ser humano.

La mujer es un ser complejo por naturaleza.
El hecho de ser ella la reproductora la convierte en un elemento imprescindible para el hombre y sin embargo, este, en su atrofia mental, es incapaz de agradecer ese complemento sin el cual seguiría viviendo en las cavernas cazando búfalos a hachazos vestidos con pieles de cordero.

Yo he reflexionado muchísimo sobre este tema, por la cuenta que me trae y he llegado a la conclusión de que por mucho talento que tenga una mujer, su prioridad absoluta siempre son y seguirán siendo sus hijos.

El amor de una madre a su hijo es difícil de superar, viene dado de una manera natural. No está sujeto a nada, es incondicional.

Se le quiere porque si, sin mas, y sacrificará su carrera si el hijo necesita de ella.

Admiro a Sarah Bernhardt, considerada la mejor actriz de todos los tiempos.

No hay comentarios: