lunes, abril 29, 2013

Detoxificación








Sigo con los síntomas:
Debido a que mi hígado estaba saturado hice la detoxificación a través de la piel, por lo que tuve pupas, costras, manchas, granos... en el cuerpo y la piel de la cara muy seca, me tiraba y lo sigue haciendo.
Se me caía el pelo, estaba muy débil.
A veces me atravesaban rayos de luz desde la cabeza hasta los pies.
Me sentía electrizada, todavía lo siento un poco.
Dolor de cervicales, imposible torcer el cuello, dolor de lumbares...

El dolor dorsal en la parte derecha de la espalda, propio de profesionales que mantienen mucho tiempo el brazo en alto, como pintor@s y peluquer@s se me acrecentó hasta límites desconocidos para mi.
El dolor en la rodilla era tan intenso que no podía ni levantarme de la cama.
La pierna se me acortó casi 2 ctms. por lo que para ponerme de pie tenía que tener un pie de puntillas, así que la cadera se desequilibró produciéndome intenso dolor.

A pesar de lo mal que me encontraba, la fuerza mental crecía y el rechazo a la medicina alopática iba en aumento.
Yo confiaba.
Apareció la doctora Verdugo Araluce en mi vida y con ella mi recuperación.
Me encontraba en tal estado que era difícil que alguien pudiera entender mi situación. Sin embargo ella se dió cuenta perfectamente de lo que me estaba pasando desde el primer momento.

Cuando le hablaba de los síntomas ni siquiera sabía el nombre puesto que ni los había sentido ni había oído hablar de ellos. Por ejemplo, para los pinchazos en los ojos le decía que sentía como cristales rotos y así con todos mas o menos.

Para ayudar a la detoxificación me recetó depurativos de la casa Nutergia que le merece toda confianza.
Durante un mes seguí con los síntomas sin sentir mejoría puesto que seguía desintoxicándome.

1 comentario:

Maria Seco López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.