jueves, mayo 24, 2012

Chanel Cruise 2013 o María Antonieta en los noventa













En el totum revolutum en el que vivimos inmersos hoy en dia, el arte no iba a ser menos, sino todo lo contrario, dado que el arte es el alfa y el omega de lo que acontece, siempre llevando las riendas de las soluciones y resoluciones.

Cuando ya nadie sabe por donde tirar, a no ser que quieran tirarse por la ventana, acuden al artista que es el que posee los recursos para vivir  y sobrevivir con alegria.

Pues bien, yo que he defendido con argumentos y vehemencia las diferencias entre lo que es arte y lo que no debe denominarse como tal, he cambiado de opinión.

Me explico:
Yo mantenía la tesis de que el arte es algo que produce una emoción estética, revulsiva  o de otro tipo, pero que nunca podría ser considerado arte si era algo utilizable desde un punto de vista pragmático, como por ejemplo la arquitectura, ya que se utiliza para vivir, trabajar, etc, o el diseño, la moda...

Sin embargo al ver este desfile de Karl Lagerfield y descontextualizarlo al formar una pequeño video para simplemente disfrutar de la creatividad del gran mago sin jamás pensar en ponerme sus trapos sobre mi piel sino en disfrutar con las arriesgadas y sutiles bellas combinaciones que hace con diferentes elementos, automaticamente se convierte en arte y como tal lo vivo y lo presento.

Bajo mi responsabilidad.

No hay comentarios: