viernes, septiembre 21, 2012

MASCARILLA TAJ MAHAL

video











Cuando leí el libro de Antonio Gala "Pasión turca", hubo una frase que me impactó y asustó.
Era yo una joven linda, segura de mi belleza e incluso desdeñándola de tan fácil como me resultaba: con darme una ducha, tener el pelo limpio y un vaquero prieto lleno de petachos me sentía la reina del mambo.

Pero como una flecha envenenado directa al corazón me llegó la frase de Gala:

"Las mujeres guapas afean cuando envejecen mientras que las que son feas de jóvenes mejoran con la madurez"

Efectivamente se refería a mi.
Poco a poco he ido perdiendo la frescura de la juventud, el óvalo de mi rostro se ha convertido en un cuadrado, el tabaco y el sol han hecho estragos en mi cutis antaño de porcelana y si nos metemos en el cuerpo, ya solo queda decir que soy una mujer entrada en años y en kilos.

Podría y debería adelgazar, no solo por estética sino porque estoy cargando a mi pobre piernita con un peso excesivo; lo intento y a veces lo consigo pero enseguida la gula me ataca de sorpresa y caigo en la tentación recordando los consejos de Oscar Wilde:

"La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella." (sic)

6 comentarios:

Maria Seco López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Blanca Oraa Moyua dijo...

¿por qué has eliminado el comentario?

Blanca Oraa Moyua dijo...

Maria Seco López ha dejado un nuevo comentario en su entrada "MASCARILLA TAJ MAHAL":

Estas estupenda, consciente, tranquila, madura, bella, esa belleza reposada, vivida, los surcos de tu rostro son como un libro abierto, llenos de sabiduria.
Estás más consciente que nunca, de ti, de tu interior, y de los que te rodeamos.
Tu sentido del humor, se afina por momentos, te ries hasta de tu sombra, te desdoblas, practicas la bilocación, y haces de tu capa un sayo.

Blanca Oraa Moyua dijo...

Pensándolo bien creo que voy hacer dos sayos porque tengo dos capas, las compré en Miami y tu te compraste un vestido impresionante ¿te acuerdas?

Anónimo dijo...

No sé por qué piensas continuamente que no estás bien y te comparas con el pasado. El pasado ya pasó y ahora estás en otro momento distinto. El presente es lo que importa y tu rostro y tu cuerpo son el resultado de los años que pasaron por ellos, hay que reconocerlo y aceptarlo y demos gracias de que podemos hacerlo; otros no pueden. Sigues siendo la misma.

Blanca Oraa Moyua dijo...

@Anónimo; yo hago lo que me da la gana y basta ya de tantas lecciones que cansan....