martes, octubre 02, 2012

HOMENAJE A PATXO











Creo que es la primera vez en mi vida que siento tanta reticencia ante un papel en blanco en el que debo escribir un texto concreto.

Patxo era inefable, único, muy especial, por lo que sería preciso hacer un idioma nuevo, con palabras nuevas que pudieran ajustarse a su personalidad, tan fuera de lo habitual.

Nunca he conocido a ninguna persona que juntara todas las cualidades de Patxo.

Tuve la fortuna de conocerle cuando era un niño, y a pesar de largas temporadas en las que la vida nos separaba, siempre me he sentido muy cercana a él, y en momentos muy importantes de mi vida, demasiado personales como para sacarlos de mi corazón. Solo a mi me pertenecen.

Patxo era mi consuelo, he llorado mucho en su presencia y eso me aliviaba; él simplemente me dejaba hacer.

Patxo no tenía conceptos ni prejuicios ni edad.

No hay comentarios: